Pet InfoRx®
Infecciones del tracto urinario y cistitis en gatos

Tu gato tiene una infección del tracto urinario o cistitis. ¿Qué debes hacer?

Esta ficha de Pet InfoRx® te ayudará a determinar qué debes hacer, cómo hacer que tu gato se sienta más cómodo, y cómo prevenir que vuelva a ocurrir en el futuro.

 

Vínculos directos

Esfuerzo en la caja de heces

Gato esforzándose en la caja de heces

El esfuerzo que suelen hacer los gatos en la caja de heces, especialmente si son machos, es para orinar. No suele ser estreñimiento. DEFINITIVAMENTE, es una emergencia. Si tu gato se esfuerza o vocaliza al intentar orinar, o va frecuentemente a la caja de heces sin lograrlo, necesitas llevarlo al veterinario DE INMEDIATO. Si es una obstrucción urinaria, la única esperanza de sobrevivir es recibir atención veterinaria.

Esta página podría incluir vínculos de afiliados por los que obtenemos una comisión por cada compra que reúna los requisitos. Esto no tiene costo para ti, pero nos ayuda a financiar la información educativa gratuita que publicamos en nuestro sitio web. Lee más aquí.

¿Qué es una infección del tracto urinario?

Una infección del tracto urinario (ITU) suele ser una infección bacteriana en las vías urinarias que puede causar mucho malestar en gatos. En la mayoría de los casos, las bacterias se desplazan hasta la uretra y el interior de la vejiga. Allí proliferan las bacterias y causan una infección. Tradicionalmente, los gatos también presentan cistitis —o inflamación de la vejiga— si tienen una ITU. Pero también podrían tener cistitis inflamatoria sin presentar una ITU.

Los signos de infección del tracto urinario o cistitis inflamatoria incluyen orina turbia o con sangre, micción reducida y frecuente, micción fuera de la caja de heces, esfuerzo al orinar o llanto.

¿Cómo pasó esto?

Las ITU son consecuencia de una bacteria que crece en la vejiga. En función de la forma de la uretra de tu gato, de su genética y del nivel de pH de la vejiga, algunas vías urinarias son más susceptibles de desarrollar bacterias.

Las hembras de mayor edad suelen padecer ITU con más frecuencia que los machos debido a su anatomía. Los gatos con diabetes y cálculos vesicales presentan mayor riesgo de padecer una ITU.

La cistitis puede ocurrir como consecuencia del estrés, incluso mudarse a una casa nueva, presencia de invitados, incorporación de nuevos animales en tu casa, cambio de lugar de los muebles o, incluso, cambio de caja de heces o de piedrecillas.

¿Qué debes hacer si tu gato tiene una ITU o cistitis?

Si tu gato tiene una ITU, sigue las recomendaciones sobre los medicamentos recetados. La mayoría de los gatos reciben tratamiento con antibióticos de amplio espectro para eliminar la infección bacteriana. A veces, se administran analgésicos o antiinflamatorios para aliviar el malestar. El veterinario también podría recomendar una dieta con comida recetada para alterar el pH de la vejiga o prevenir infecciones recurrentes y la formación de cálculos vesicales. 

Si a tu gato le diagnostican cistitis inflamatoria, el veterinario podría administrarle analgésicos o antiinflamatorios, y podría recetarle antibióticos. También te recomendarán formas de ayudar a tu gato a lidiar con el estrés. Hay golosinas (como VetriScience® Composure) y dietas diseñadas para calmar a tu gato (por ejemplo, Royal Canin® Calm Cat Food: esta dieta contribuye a prevenir la formación de cálculos), además de feromonas calmantes, como Feliway®, que vienen en aerosol o difusores que se enchufan.

Mantenga a tu gato cómodo

Lo mejor que puedes hacer es administrarle los medicamentos o la dieta que te indique el veterinario, y supervisar los hábitos de micción de tu gato.

Asegúrate de que tu gato tenga acceso al agua en todo momento: varios cuencos con agua fresca y limpia, o una fuente de agua para mascotas para estimular el consumo. También es fundamental tener varias cajas de heces limpias en áreas apartadas de tu casa.

Utiliza los métodos que recomiende el veterinario para calmar a tu gato. Evita cambios en el entorno de tu gato y presta atención a cualquier factor que pudiera estresarlo en este momento.

Gato bebiendo de una fuente

¿Cómo sabe que las cosas están mejorando?

Deberías notar una disminución en el malestar, el esfuerzo y la micción fuera de la caja de heces. Además, la orina debería verse más clara, con un color amarillento. Se recomienda que su veterinario vuelva a revisar el análisis de orina para asegurarse de que tu gato ya no esté infectado.

¿Cómo se sabe cuando las cosas no mejoran? Qué debe hacer?

Si, en algún momento, tu gato se esfuerza para orinar y no produce orina, o si la orina parece tener sangre, podría tratarse de una emergencia. Por desgracia, los gatos macho presentan mayor riesgo de presentar obstrucciones urinarias (cuando la uretra está bloqueada por completo e impide la micción). Puede ser potencialmente mortal, y debes llevar a tu gato al veterinario de inmediato. Lee más sobre las obstrucciones urinarias si consideras que tu gato tiene una.

Si tu mascota no revela mejorías al cabo de una semana de tomar medicamentos, programa una nueva cita con su veterinario. En ese momento, el veterinario podría recomendar radiografías, una ecografía o un análisis de sangre para determinar si tiene alguna enfermedad que pudiera causar trastornos urinarios (como enfermedad renal, diabetes o cálculos vesicales).

Preventive Vet Shield

Cómo evitar que esto suceda en el futuro

Algunos gatos pueden tener ITU en reiteradas ocasiones. Para prevenir una recidiva, asegúrate de administrarle a tu gato la totalidad de los medicamentos que te indicó el veterinario. Si tu mascota debe seguir una dieta, asegúrate de que coma solo ese alimento recetado. Es decir, no le ofrezcas refrigerios ni golosinas. Por último, asegúrate de que tu gato tenga acceso a agua fresca y limpia en todo momento (una fuente de agua es la mejor opción).

Si tu gato tiene sobrepeso, habla con el veterinario sobre una rutina de ejercicio y un programa de pérdida de peso.

Evalúa el entorno de tu gato para identificar posibles factores estresantes. Algo que podría ayudar a disminuir el estrés es incorporar cajas de heces adicionales distribuidas por toda la casa. Las cajas extragrandes con una abertura lateral son perfectas; además, rocía las cajas de heces nuevas con Feliway® (una feromona calmante). Si tienes muchas mascotas, asegúrate de que el gato con problemas urinarios pueda comer y beber tranquilo, y que pueda usar la caja de heces sin ser molestado. Asegúrate de que tu gato tenga un lugar para descansar plácidamente y de que pueda trasladarse allí con facilidad. Si tu gato es de esos que “necesitan tiempo a solas”, asegúrate de que ofrecerle esa opción. Habla con el veterinario para ver si tu gato necesita más medicamentos para controlar la ansiedad. En última instancia, podría ser necesario consultar con un conductista veterinario.

Si tu gato tiene inflamación vesical (cistitis), el veterinario podría recomendar que tu gato tome el suplemento Cosequin®. Notarás los efectos al cabo de dos a cuatro semanas. Este suplemento contiene glucosaminoglucanos polisulfatados que ayudan a proteger y fortalecer la membrana vesical.

Gato con ITU descansando plácidamente

Pet InfoRx® es posible, en parte, gracias a nuestra asociación con AlignCare®.

Preventive Vet AlignCare

© Preventive Vet. All rights reserved. PreventiveVet.com