Pet InfoRx®
Artritis en perros

Podrías preguntarte si puedes ayudar a tu perro cuando tiene artritis. La respuesta es muy simple: SÍ.

 

Vínculos directos

Los perros son estoicos

Perro salchicha anciano con dolor

Los perros saben ocultar el dolor a la perfección. Si bien este “instinto” pudo haber sido útil antes de que fueran domesticados, ahora puede causar sufrimiento prolongado y agravamiento de un problema que podría evitarse. Para ayudar a tu perro a mantenerse sano y cómodo, debes reconocer que no siempre revelan signos evidentes de dolor. Debes notar qué es normal para tu cachorro y prestar atención incluso a los signos sutiles.

Esta página podría incluir vínculos de afiliados por los que obtenemos una comisión por cada compra que reúna los requisitos. Esto no tiene costo para ti, pero nos ayuda a financiar la información educativa gratuita que publicamos en nuestro sitio web. Lee más aquí.

¿Qué es la artritis?

Tiene varios nombres —artropatía degenerativa (AD), osteoartritis (OA), artrosis o artritis—, pero, en definitiva, se trata del mismo trastorno de salud.

Esta enfermedad causa un proceso degenerativo (reducción funcional) y progresivo (continuo) que afecta la totalidad de la articulación, incluida la cápsula articular, el hueso, el cartílago, el líquido articular, los ligamentos, los tendones, los músculos y el sistema nervioso. En una articulación canina sana, el cartílago y el líquido sinovial funcionan como una almohadilla que le permite a la articulación moverse con suavidad en toda su amplitud de movimiento apoyándose en la cápsula, los ligamentos y los músculos circundantes. En una articulación con artrosis, se desgastó esa almohadilla y se dañaron la cápsula articular y los nervios, lo que causa dolor, inflamación y movilidad reducida.

¿Qué causa la artritis?

La artritis puede deberse a muchas causas. Antes se creía que era muy frecuente en perros de raza obesos, de edad media a edad avanzada. En la actualidad, los datos revelan que alrededor del 50 % de los perros de cualquier raza o tamaño de cinco a diez años de edad sufren esta enfermedad. Además, también se ve afectado el 25 % de los perros mayores de un año. Por lo tanto, puede afectar a los perros jóvenes.

Si bien la raza tiene un impacto en la artritis (los perros Labrador, los perros Cobrador y Pastor Alemán tienen más probabilidad de sufrir artritis debido a su conformación genética), esta enfermedad afecta a perros de raza pequeños, perros con anomalías (patizambos, como bulldog o chihuahua) y perros atléticos no obesos.

Es indudable que la obesidad —por el nivel de inflamación leve y constante que genera en todo el cuerpo del perro— es un factor de riesgo considerable para el desarrollo de la artritis, como lo es también una alimentación deficiente.

Cualquier actividad repetitiva que implique una distribución o una carga de peso irregulares puede causar degeneración en las articulaciones. Además, las articulaciones pueden verse afectadas de forma negativa por dislocación, traumatismo o daño ligamentario, p. ej., lesión de ligamentos cruzados. Cualquier inflamación del cuerpo —en especial una inflamación crónica por enfermedades inmunitarias— también puede causar artritis.

Las articulaciones en la región lumbar (aunque también puede ser en la región del cuello), las caderas y las extremidades son las más afectadas por los trastornos que causa la artritis.

Estos son algunos signos de artritis en perros:

  • Rigidez o cojera
  • Cambio del comportamiento: gruñe o muerde (en especial, cuando le tocan un área con dolor)
  • Se rehúsa a pararse si está recostado
  • No camina ni corre tanto; disminución general de la actividad
  • Incapacidad para arquearse o mover la cabeza en cualquier dirección
  • Dolor

Pastor alemán con artritis

¿Qué debes hacer si tu perro tiene artritis?

Es probable que el veterinario recomiende que tu perro mantenga un peso corporal ideal y un estilo de vida activo. Hay dos formas ideales de combatir y prevenir la progresión de la osteoartritis.

Es probable que el veterinario recomiende suplementos y medicamentos específicos, además de un programa de ejercicio personalizado, para hacer sentir mejor a tu perro si tiene artritis. Debes respetar estas recomendaciones al pie de la letra.

En casos avanzados, podría ser beneficioso administrar medicamentos o terapias adicionales, incluidas inyecciones intraarticulares y otras opciones diseñadas para prevenir daños en el cartílago, terapia con láser, plasma rico en plaquetas, tratamientos con células madre, fisioterapia y acupuntura.

Mantenga a tu perro cómodo

La artritis es una enfermedad dolorosa que genera gran malestar. Si a tu perro le diagnostican artritis, comunícate con frecuencia con el veterinario y asegúrate de administrarle a tu perro los medicamentos conforme a las instrucciones.

Cómo adaptar tu casa para que los perros con problemas motrices puedan desplazarse con facilidad:

  • Coloca alfombras, baldosas de tapete o correderas de alfombra donde el perro camina con más frecuencia para prevenir que resbale sobre superficies duras o de mosaico. También puede ser útil utilizar “calcetines caninos” o punteras.

  • Si tu perro se sube a los muebles, te recomendamos que la facilites una rampa o escalera para mascotas.

  • Si tu perro tiene que usar escaleras para desplazarse y hacer sus necesidades, construye una rampa o cárgalo hasta ese lugar, de modo que no tenga que usar escalones.

  • Hay arneses especiales que le brindan apoyo a tu perro si tiene dificultad para caminar y desplazarse hasta afuera para hacer sus necesidades.

  • Consíguele una cama cómoda y acolchada que le permita bajarse o subirse con facilidad. En el mercado, hay muchas camas ortopédicas cómodas diseñadas para mascotas. 

  • Para aliviar la articulación afectada y el área circundante (siempre y cuando lo autorice el veterinario), calienta los músculos de tu mascota unos quince a veinte minutos con una compresa tibia (una tolla empapada en agua caliente) o una almohadilla térmica especial para mascotas. No uses almohadillas para seres humanos, puesto que podrían calentar demasiado. Cuando el área esté caliente, mueve la articulación del perro en toda la amplitud de movimiento pasivo. Mueve con cuidado la articulación afectada en todo el recorrido de movimiento normal y en todas direcciones. Comienza con una sesión de cinco minutos dos veces al día. Luego, al cabo de unos días, aumenta la duración de la sesión en uno o dos minutos. Después del ejercicio de movimiento pasivo, masajea con suavidad durante unos minutos y, a continuación, aplícale hielo sobre el área unos veinte minutos. No le coloques hielo directamente sobra la piel o el pelaje. Envuelve el hielo en una toalla o utiliza una bolsa de terapia de gel frío. El hielo ayuda a evitar espasmos e inflamación.

  • Una rueda de andar la natación son de gran ayuda porque son ejercicios de poco impacto.

  • Para bañarlo en una tina, utiliza una superficie antideslizante en el fondo, como una toalla o colchoneta para yoga.

Lee más sugerencias y detalles sobre los productos anteriores, así como recomendaciones sobre suplementos.

Perro anciano con dificultades para caminar desplazándose con un carrito

¿Cómo sabe que las cosas están mejorando?

Si a tu perro le diagnosticaron artritis y está tomando medicamentos, notarás que tu mascota se mueve mejor y siente menos dolor.

Los medicamentos deberían reducir la inflamación y el dolor, además de mejorar la amplitud de movimiento de tu perro en las articulaciones afectadas. Tu perro comenzará a correr y a jugar con facilidad, y se mostrará más activo en general.

¿Cómo se sabe cuando las cosas no mejoran? Qué debe hacer?

Si tu perro no ha mejorado al cabo de dos semanas de haber comenzado el tratamiento con medicamentos, comunícate con el veterinario. Podría solicitar más análisis o, tal vez, recetar más analgésicos para matener a tu perro lo más cómodo. posible.

Pet InfoRx® es posible, en parte, gracias a nuestra asociación con AlignCare®.

Preventive Vet AlignCare

© Preventive Vet. All rights reserved. PreventiveVet.com