Pet InfoRx®
Infecciones del tracto urinario y cálculos vesicales en perros

Tu perro tiene una infección del tracto urinario o cálculos vesicales. ¿Qué debes hacer?

Esta ficha de Pet InfoRx® te ayudará a determinar qué debes hacer, cómo hacer que tu perro se sienta más cómodo y cómo prevenir que vuelva a infectarse en el futuro.

 

Vínculos directos

¿Con qué frecuencia orinan los perros?

Perro con papel higiénico

La frecuencia con la que orinan los perros depende de la edad, del tamaño y de si tiene una enfermedad, como una ITU. La mayoría de los perros adultos orinan de tres a cinco veces por día. Los cachorros necesitan orinar cada una o dos horas, y los perros con trastornos urinarios también podrían hacerlo con más frecuencia. A veces, sienten una necesidad urgente de orinar, pero no lo logran u orinan apenas un poco. Se trata, definitivamente, de un signo de una infección urinaria o de una obstrucción.

Esta página podría incluir vínculos de afiliados por los que obtenemos una comisión por cada compra que reúna los requisitos. Esto no tiene costo para ti, pero nos ayuda a financiar la información educativa gratuita que publicamos en nuestro sitio web. Lee más aquí.

¿Qué es una infección del tracto urinario?

Una infección del tracto urinario (ITU) es una infección —por lo general, bacteriana, pero también puede ser fúngica o viral— en el tracto urinario que puede causar una gran molestia en perros.

Las infecciones bacterianas del tracto urinario son bastante frecuentes en perros y afectan alrededor del 14 % de los perros en algún momento de la vida. Además, el 4.5 % de los perros presentan ITU recurrente o persistente.

La mayoría de las ITU ocurren cuando una bacteria ingresa en la vejiga desde la uretra y se adhiere a la membrana vesical. Cuando el sistema inmunitario de un perro es fuerte, y el cuerpo funciona de forma apropiada, el cuerpo puede resistir la infección eliminando la bacteria.

En la sección “Qué pasó” a continuación, se incluye una lista de los factores que afectan el sistema inmunitario de tu perro y que aumentan las probabilidades de una ITU.

Signos de infección del tracto urinario:

  • Orina turbia o con sangre.
  • Esfuerzo y dificultad para orinar.
  • Orinar dentro de la casa (“accidente”).
  • Pedir para salir con más frecuencia.
  • Lamerse alrededor del pene o de la vagina.
  • Desgano y fiebre.

¿Cómo pasó esto?

La causa más frecuente de una ITU simple es la proliferación de bacterias en la vejiga cuando está debilitado el sistema inmunitario de tu perro. Se desarrollan bacterias cuando ingresan heces y suciedad en el área, y llegan a la vejiga a través de la uretra. En función de la genética y el nivel de pH de la vejiga, así como de la capacidad de tu perro de absorber nutrientes, algunos tractos urinarios son más favorables para la proliferación de bacterias.

  • Hembras. Las hembras suelen padecer ITU con más frecuencia que los machos debido a su anatomía. Además, las hembras pueden tener una vagina con capucha (exceso de tejido que cubre la vagina), lo que puede acumular humedad al orinar.

    Asimismo, las hembras pueden tener incontinencia urinaria, lo que puede predisponerlas a padecer una ITU. El esfínter de la uretra no se mantiene cerrado, y las bacterias pueden ingresar en la vejiga.

  • Machos. Los machos sin castrar presentan mayor incidencia de hiperplasia prostática benigna (agrandamiento de la glándula prostática), lo que puede causar prostatitis, una infección bacteriana en la próstata con subsiguiente infección del tracto urinario. Una hiperplasia prostática benigna en cualquier macho puede causar retención urinaria, una condición que puede predisponerlo a una ITU.

  • Problemas fecales. Los perros con incontinencia fecal o diarrea crónica presentan una mayor incidencia de ITU si el área no se limpia ni recorta de forma apropiada.

  • Problemas de la columna. Los perros con lesiones de la columna que no pueden vaciar por completo la vejiga o que necesitan una catétere diaria presentan mayor incidencia de una ITU. Si la vejiga no se vacía por completo, podrían quedar bacterias que proliferarán. Las catéteres pueden introducir bacterias que causan irritación, lo que permite que las bacterias tomen el control y proliferen.

  • Esteroides. Si bien suelen ser necesario administrar esteroides, pueden debilitar el sistema inmunitario de tu perro y, por lo tanto, causar una ITU.

  • Obesidad. La obesidad extrema puede asociarse con una mayor incidencia de ITU.

  • Enfermedad. Los perros con trastornos como la enfermedad de Cushing, diabetes y enfermedad renal presentan mayor riesgo de una ITU.

  • Tipo de raza. Ciertas razas, como bichón frisé, shih tzu y Yorkshire terrier son más propensos a sufrir cálculos vesicales y, por lo tanto, a sufrir ITU. Pero, en realidad, puede verse afectada cualquier raza.

¿Qué debes hacer si tu perro tiene una ITU o cálculos vesicales?

Si el veterinario le diagnosticó a tu perro una ITU o cálculos vesicales, deberías seguir sus recomendaciones sobre los medicamentos recetados. La mayoría de los perros reciben tratamiento con antibióticos de amplio espectro para eliminar la infección bacteriana. Pero, según el tipo de bacteria, es probable que sea necesario cambiar el antibiótico en función de los resultados de un cultivo de orina de seguimiento.

Los dos tipos más frecuentes de cristalización o cálculos vesicales que causan problemas urinarios son la estruvita y el oxalato de calcio. Tu perro podría tener cristalización sin cálculos, cálculos sin cristalización o ambas condiciones. La cristalización de la estruvita se forma cuando el pH de la orina de tu perro es elevado. Este tipo de cristalizaciones pueden disolverse siempre y cuando la orina conserve la acidez y no esté muy concentrada. Es uno de los principales motivos por los que debes asegurarte de que tu perro beba abundante agua. Puede ser normal tener algunas cristalizaciones en la orina. Se convierten en un problema cuando hay bacterias, porque existe el riesgo de formación de cálculos. Las cristalizaciones de oxalato de calcio y los cálculos se forman a un pH inferior. Esta formación parece tener un componente altamente hereditario y no pueden disolverse. Los cálculos en la vejiga requieren cirugía y deben enviarse para un análisis. 

IMPORTANTE: En machos, debido a la longitud y la forma de la uretra, las cristalizaciones y los cálculos pueden causar obstrucciones. De ser así, debes comunicarte de inmediato con un veterinario.

A veces, se administran analgésicos o antiinflamatorios para aliviar el malestar. También podrían recomendarte que le administres probióticos para ayudar a eliminar las bacterias del estómago y los intestinos.

El veterinario también podría recomendar una dieta con comida recetada para alterar el pH de la vejiga o prevenir infecciones recurrentes y la formación de cálculos vesicales.

Mantenga a tu perro cómodo Perro bebiendo más agua

Lo mejor que puedes hacer es administrarle los medicamentos o la dieta que te indique el veterinario.

Asegúrate de ofrecerle agua a tu perro en todo momento. Se recomienda usar agua destilada y una fuente de agua, especialmente para perros con historial de cristalización o cálculos, porque, en algunas áreas, el agua municipal o de pozo tienen un contenido mineral elevado, lo que puede generar la formación de cálculos vesicales. Además, tu perro necesitará que lo saques a pasear con más frecuencia, para no tener “accidentes” en el interior de tu casa.

En hembras que tienen una vagina con capucha, podría ser necesario limpiar y cuidar el área según las instrucciones del veterinario.

¿Cómo sabe que las cosas están mejorando?

Deberías notar que tu perro ya no siente tanto malestar, no se esfuerza al orinar y no se lame las áreas privadas.

Además, la orina debería verse más clara, con un color amarillento. Se recomienda que el veterinario vuelva a revisar el análisis de orina para asegurarte de que tu perro ya no esté infectado. El veterinario también podría solicitar un cultivo de seguimiento al cabo de unas cuatro semanas de haber concluido los medicamentos recetados. Esto ayuda a evitar recurrencias.

Perro contento en el parque

¿Cómo se sabe cuando las cosas no mejoran? Qué debe hacer?

Si, en algún momento, tu perro se esfuerza para orinar y no produce orina o esta parece tener sangre, puede ser una emergencia, y debes llevar a tu mascota de inmediato al veterinario. Esto puede significar que tu perro tiene cristalizaciones o cálculos que obstruyen la uretra. La vejiga puede estar sobrecargada de orina y podría romperse. También podría indicar que los riñones no están funcionando de forma correcta.

Si tu mascota no revela mejorías al cabo de una semana de tomar medicamentos, debe programar una cita para que tu veterinario vuelva a revisar a tu perro. En este momento, el veterinario podría recomendar radiografías para determinar si hay cálculos o bultos en la vejiga, una ecografía y, tal vez, un análisis de sangre para comprobar que no haya una enfermedad subyacente. Mantén informado al veterinario sobre el progreso de tu mascota.

Preventive Vet Shield

Cómo evitar que esto suceda en el futuro

Algunos perros pueden tener ITU en reiteradas ocasiones. Para prevenir una recidiva, asegúrate de administrarle a tu perro la totalidad de los medicamentos que te indicó el veterinario, aunque ya se sienta bien. Respeta todas las recomendaciones de los análisis de seguimiento (cultivos de orina).

Si tu mascota debe seguir una dieta, asegúrate de que coma solo ese alimento recetado. Es decir, no le ofrezcas refrigerios ni golosinas. Asegúrate de que tu perro tenga acceso en todo momento a agua limpia y fresca, y de que pueda salir varias veces al día.

Si tu mascota tiene sobrepeso u obesidad, habla con el veterinario para desarrollar una dieta y un programa de ejercicio para ayudar a que baje de peso de forma apropiada. Perder peso no solo contribuye a prevenir infecciones del tracto urinario, sino que también evita una diversidad de otros problemas de salud.

Si tu perra tiene una vagina con capucha, el veterinario podría recomendar una cirugía para corregirla y prevenir una ITU recurrente. Asegúrate de limpiar de forma habitual y con suavidad el área después de la micción si no se recomienda una cirugía. Algunas mascotas que revelan una mejoría si bajan de peso.

En algunos machos intactos, podría ser necesaria una castración para ayudar a reducir la próstata, de modo que puedan orinar con más facilidad y disminuya la incidencia de prostatitis.

Perro orinando con infección urinaria

Pet InfoRx® es posible, en parte, gracias a nuestra asociación con AlignCare®.

Preventive Vet AlignCare

© Preventive Vet. All rights reserved. PreventiveVet.com