https://www.preventivevet.com/es/cuidado-heridas-perros

Pet InfoRx®
Cuidados de la herida en perros

Tú y tu perro acaban de pasar por mucha tensión mental y física porque tu perro se sometió a una cirugía o sufrió una herida. Si bien tal vez ya pasó lo peor, tu trabajo recién empieza.

Hay pautas específicas para cada tipo de herida. Descubre cuáles se ajustan más a la situación de tu perro.

 

Vínculos directos

¿Sabías?

Perro con una herida por lesión usando un cono

Los Egipcios fueron los primeros en aplicar miel, además de vendas, sobre las heridas. Tanto el azúcar como la miel son bactericidas naturales, por lo que es bueno tener un poco en el botiquín de primeros auxilios de tu mascota.

En 2007, la miel de manuka fue aprobada por la Administración de Drogas y Alimentos (FDA) de los EE. UU. como una opción para el cuidado de heridas. Puede comprarse en forma de gasa o ungüento.

Esta página podría incluir vínculos de afiliados por los que obtenemos una comisión por cada compra que reúna los requisitos. Esto no tiene costo para ti, pero nos ayuda a financiar la información educativa gratuita que publicamos en nuestro sitio web. Lee más aquí.

Reglas generales para TODO tipo de incisión y herida

Lo más importante que puedes hacer es respetar de forma estricta las instrucciones del veterinario y seguirlas al pie de la letra. Pero, con frecuencia, estamos tan estresados y aliviados de que se haya resuelto el problema inicial que, a veces, olvidamos lo que nos dijeron y cometemos errores. Aquí presentamos un resumen de lo que debes hacer al lidiar con heridas o incisiones posquirúrgicas.

  • Captura una imagen mental o una foto del sitio de la herida el día 1 al volver del consultorio del veterinario. Te ayudará a supervisar cualquier cambio en los siguientes días o semanas. 
  • Sigue todas las instrucciones respecto de los medicamentos. Esto es incluso más importante en heridas que en incisiones quirúrgicas, puesto que las mascotas necesitan antibióticos para eliminar cualquier tipo de infección. Los antibióticos, así como cualquier otro medicamento que te haya dado el veterinario, DEBEN administrarse conforme a las instrucciones hasta completar el tratamiento. Aunque tu mascota parezca haberse recuperado, no dejes de administrárselo hasta el final. Si tu mascota no parece tolerar el medicamento, comunícate con el veterinario, pero no interrumpas la administración a menos que él te indique lo contrario. Además, dale los medicamentos con alimento para evitar vómitos o náuseas.
  • Mantén a tu mascota tranquila y aislada. NO debe correr, saltar ni trepar. Idealmente, encierra a tu perro durante una o dos noches después de la cirugía (una habitación pequeña sin muebles).
  • No lo dejes deambular. Sácalo a pasear SOLAMENTE con correa. A veces, un arnés es la mejor opción para pasear a tu perro.
  • Idealmente, aísla a tu perro de otras mascotas en tu casa. Así, impedirás que las otras mascotas entren en contacto con la herida.
  • No le quites el collar isabelino en ningún momento. NO permitas que tu perro se lama, muerda o restriegue la incisión.
  • No bañes a tu perro hasta que le hayan quitado todos los puntos (o las grapas) y hasta que te autorice el veterinario.
  • NO le apliques nada sobre la incisión o la herida, a menos que te haya autorizado el veterinario.

Mantenga tu perro cómodo

  • Una de las mejores cosas que puedes hacer para que tu mascota se sienta bien es administrarle los analgésicos que te haya recetado el veterinario. NO interrumpas la administración si tu perro “parece” no sentir dolor. 
  • Crea un área de descanso muy cómoda sobre el piso para que pueda ingresar y salir con facilidad.
  • Traslada los cuencos de comida y agua cerca del área de descanso.
  • Eleva los cuencos de comida y agua para que pueda comer y beber con más facilidad mientras usa el collar isabelino. Incluso puedes colocar una pila de libros bajo el cuenco.
Si es posible, no permitas que suba o baje escalones. Si tienes escaleras, transpórtalo tú mismo o improvisa una rampa.

Perro comiendo con un cono

Cómo cuidar una incisión quirúrgica de rutina o una herida simple (como marcas de castración/esterilización o cortes/desgarros leves en la piel)

  • Échale un vistazo al sitio un par de veces al día. Cuanto antes notes algún cambio que no parece normal, más rápido podrán tratar a tu mascota. Consulta la siguiente lista para saber cuándo comunicarte con el veterinario.
    Perro con una incisión por esterilización.
  • Durante los primeros días después de la cirugía, puedes aplicar hielo sobre el sitio durante quince a veinte minutos un par de veces al día para reducir la inflamación y la hinchazón. No le apliques hielo directamente sobre la piel. Coloca una toalla entre la piel y el hielo.

  • ASEGÚRATE de preguntarle al veterinario qué hacer para mantener limpia la incisión. No dudes en llamarlo si no recuerdas qué te dijo. Podría supurar un poco durante el primer o segundo día, y la secreción podría acumularse sobre la incisión. No es recomendable que se acumule demasiado, porque puede dañar ciertos puntos, además de retardar la recuperación. Puedes aplicar un paño tibio sobre el sitio unos minutos para limpiarlo. NUNCA restriegues la herida. Tan solo coloca el paño sobre el sitio, déjalo allí y, luego, retíralo. Otra opción es llenar una jeringuilla limpia y enjuagar el área con solución salina. Como no tocarás el sitio de forma directa, tu perro podría mostrar más predisposición a que le limpies la herida.

Llama de inmediato a un veterinario de emergencias (si el tuyo no está disponible) si ocurre esto:

  1. La incisión está enrojecida o caliente al tacto.
  2. La incisión está hinchada, abultada o parece estar “rellena de líquido”.
  3. Hay secreción o supuración amarillenta o verdosa, incluso de color rojo claro.
  4. La incisión parece abierta o desgarrada.

Llama al veterinario para la siguiente cita disponible si ocurre esto:

  1. El área sigue afectada y el hematoma se extiende a otras áreas después de los primeros días.
  2. Tu perro parece tener sentir dolor al moverse (o no se mueve) o cuando le tocan el área afectada. Ten mucho cuidado, puesto que los perros con dolor muerden incluso a los seres humanos que aman y adoran.

Cómo cuidar un absceso

  • Sigue las instrucciones del veterinario al pie de la letra.
  • Suminístrale a tu mascota la totalidad de los antibióticos.
  • No le quites el collar isabelino a tu perro en ningún momento.
  • Aplica una compresa tibia (paño tibio) durante unos cinco a diez minutos sobre toda el área afectada unas veces al día antes del cuidado del drenaje (si tiene).
  • La mayoría de los abscesos tienen un drenaje (no permitas que tu perro llegue a él y se lo quite) con una abertura en la parte inferior y la parte superior, o solo en la parte inferior del absceso (goma flexible o tubo rígido).
    • Si el drenaje es de goma flexible: mezcla peróxido de hidrógeno con agua (en igual cantidad) y aplica una cantidad abundante sobre las aberturas donde el drenaje sale de la piel. Al cabo de unos minutos, limpia con suavidad cualquier secreción que salga del drenaje. A veces, un hisopo puede ser de utilidad para quitar la suciedad con cuidado. Esto debe hacerse al menos dos o tres veces al día hasta que el veterinario le quite el drenaje (por lo general, cinco a siete días después de haberlo colocado).
    • Si el drenaje es un tubo rígido: mezcla peróxido de hidrógeno y agua (en igual cantidad) y, además de limpiar la abertura, vierte un poco en el tubo. Esto debe hacerse dos o tres veces al día hasta que el veterinario le quite el drenaje (por lo general, cinco a siete días después de haberlo colocado).
      **IMPORTANTE** NO utilices peróxido de hidrógeno puro en la abertura del drenaje ni para enjuagarlo. NO lo utilices en las aberturas una vez que le hayan quitado el drenaje.
      **IMPORTANTE** Si el drenaje está sobre el pelaje, alejado de las aberturas de la piel, puedes empaparlo con peróxido de hidrógeno para limpiarlo. NO dejes que se sequen las secreciones sobre el pelaje o la piel. Un peine para pulgas es de utilidad para quitar con cuidado la secreción del pelaje.

Comunícate con el veterinario si el drenado no disminuye de forma progresiva durante los primeros cinco días o si el sitio sigue inflamado o “lleno de líquido.”

  •  

Cómo cuidar una herida parcial o completamente abierta

  • Es FUNDAMENTAL hacer todo lo que te haya indicado el veterinario.
  • Debes administrarle TODOS los medicamentos, especialmente los antibióticos.
  • No le quites el collar isabelino a tu perro en ningún momento y mantén alejadas a las otras mascotas. Muchas mascotas se comen el material de la venda (en especial, si tiene una secreción), y el material le causará una obstrucción intestinal. Las obstrucciones intestinales (u objetos extraños) requieren cirugía.
  • Es muy importante agendar las visitas de reevaluación y cambio de vendas. Si omites una visita, podrías causarle daño a tu perro, además de retardar la recuperación.
  • Sé paciente: el proceso puede demorar de cuatro a ocho semanas (posiblemente más si hay complicaciones).

Si el área está vendada o hay un apósito sobre la herida, haz lo siguiente:

  1. Mantén la venda o el apósito limpios y secos en todo momento; es muy importante.
  2. Si parece que la venda se desliza, llama de inmediato al veterinario, puesto que una herida expuesta es muy propensa a infecciones.
  3. Controla que no haya inflamación ni calor encima o debajo de la venda (coloca una mano sobre la herida para sentir si está caliente); de ser así, llama de inmediato al veterinario.

**IMPORTANTE** Si el área está inflamada y no puedes comunicarte con el veterinario para obtener instrucciones, haz un corte en la parte superior e inferior de la venda para liberar la presión. Hazlo CON MUCHO CUIDADO utilizando tijeras para venda o tijeras de punta roma. Si hay un drenaje bajo la venda, asegúrate de cortar la venda en el lado opuesto al del drenaje, para no desacomodarlo.

A menos que el veterinario te haya mostrado cómo cambiar la venda o el apósito de forma apropiada, NO intentes hacerlo por tu cuenta. Puede generar más daño que beneficios.

Si notas que la venda desprende un olor desagradable o una secreción, comunícate de inmediato con el veterinario.

  •  

¿Cómo sabe que las cosas están mejorando?

  • En el caso de una incisión de rutina, sabrás que la incisión mejora o cura porque la inflamación o hinchazón desaparece de forma progresiva y continua. También volverá a crecer el pelaje en esa área.
  • Para saber si el absceso está sanando, el sitio debe permanecer “plano” y debe dejar de drenar al cabo de dos a cinco días. Tu perro también comenzará a comer, beber y actuar con normalidad.
  • Las heridas que están parcial o completamente abiertas revelarán cambios evidentes para indicar que están sanando (aunque demoran más: de cuatro a ocho semanas): 
    • Formación de granuloma: pequeños bultos de tejido redondos e irregulares.
    • Leve sangrado o supuración con sangre.
    • Contractura de la herida, es decir, se verá cada vez más pequeña. Notarás que se forma tejido suave, delgado y rosado alrededor de los bordes.
    • La profundidad de la herida será cada vez más superficial. Parecerá nivelarse.

Perro con venda en una pata después de ser atropellado por un vehículo

Es necesario destacar que es importante respetar todas las instrucciones del veterinario, administrarle a tu mascota todos los medicamentos conforme a las instrucciones hasta finalizar el tratamiento y limitar la actividad de tu mascota con un collar isabelino.

Por último, llama de inmediato al veterinario si algo no parece normal (más vale prevenir que curar, puesto que cualquier demora podría ser costoso).

Pet InfoRx® es posible, en parte, gracias a nuestra asociación con AlignCare®.

Preventive Vet AlignCare

© Preventive Vet. All rights reserved. PreventiveVet.com