Pet InfoRx®
Artritis en gatos

Podrías preguntarte si puedes ayudar a tu gato cuando tiene artritis. La respuesta es muy simple: SÍ.

Esta ficha de Pet InfoRx® te ayudará a saber qué hacer y cómo ayudar a tu gatosentirse más cómodo.

 

Vínculos directos

Los gatos suelen sufrir en silencio

Gato con artritis

Los gatos saben ocultar el dolor a la perfección. Es su instinto de supervivencia.

Importante: Al tocar a tu gato para determinar si siente dolor, es posible que te muerda o arañe a ti o a la persona que te esté ayudando. Incluso si tu gato nunca muerde o araña, el simple hecho de estar tocándolo para ver si siente dolor le da la idea de que algo no está bien.

Esta página podría incluir vínculos de afiliados por los que obtenemos una comisión por cada compra que reúna los requisitos. Esto no tiene costo para ti, pero nos ayuda a financiar la información educativa gratuita que publicamos en nuestro sitio web. Lee más aquí.

¿Qué es la artritis?

La artritis —algunas veces llamada osteoartritis (OA) o enfermedad articular degenerativa (EAD)— es una inflamación articular degenerativa, irreversible y progresiva que causa daño en los huesos y cartílagos circundantes. En una articulación felina sana, el cartílago funciona como una almohadilla que le permite a una articulación moverse con fluidez en toda la amplitud del movimiento. En una articulación con artrosis, esa almohadilla está desgastada, por lo que causa dolor, inflamación y movilidad reducida. La artritis en gatos es muy frecuente, y es más intensa en gatos adultos o ancianos. Los gatos desarrollan artritis más que nada en codos y caderas, pero también se han informado casos de artritis en hombros, rodillas, muñecas/tobillos y columna. Casi siempre la afectación es bilateral, es decir, se ve afectada la misma articulación del lado opuesto. Además, la obesidad en gatos es un factor de riesgo de artritis, dislocación, traumatismo o infección articular que puede causar artritis a cualquier edad. Gato anciano con artritis

A diferencia de los perros, los gatos suelen tolerar u ocultar la artritis grave porque tienen gran agilidad y son de contextura física reducida. Asimismo, los gatos se rehúsan a ser manipulados durante una exploración clínica a cargo del veterinario. Debido a su comportamiento generalizado durante una exploración clínica, es difícil determinar si manifiestan signos de dolor o solo resistencia. Por lo tanto, las afecciones suelen pasar desapercibidas.

Signos de artritis que podría manifestar tu gato:

  • Pérdida de peso.
  • Depresión.
  • Pérdida del apetito.
  • Hábitos de aseo deficientes.
  • Cambio general de la actitud (se esconde más, vocaliza, se muestra más agresivo con otras mascotas o personas, no se muestra como una mascota normal).
  • Se rehúsa a saltar o correr.
  • Revela cambios de hábitos o hábitos inusuales en la caja de heces.
  • La cojera no es un signo frecuente que observen los dueños, pero ello podría ser signo de rigidez o inflamación articular.

¿Qué causa la artritis?

La artritis suele ser una afección compleja que causa inflamación y degeneración articular. Lamentablemente, no se trata de una sola causa, sino de varios factores que influyen en el desarrollo y la progresión de la enfermedad. Algunos de estos factores incluyen contextura física (el cuerpo mismo del gato), obesidad, desarrollo articular anormal, cirugía ortopédica, traumatismo o lesión, y problemas de alimentación. Alrededor del 90 % de los gatos mayores de 10 años tienen artritis en al menos una articulación.

Es indudable que la obesidad —por el nivel de inflamación leve y constante que genera en todo el cuerpo del gato— es un factor de riesgo considerable para el desarrollo de la artritis, como lo es también una alimentación deficiente.

Cualquier actividad repetitiva que implique una distribución o una carga de peso irregulares puede causar degeneración en las articulaciones. Los gatos viven a los brincos y saltos, uno de los motivos probables por los que los codos y las caderas son las partes del cuerpo más frecuentemente afectadas. Los gatos también son eximios trepadores y suelen extender el cuerpo sobre columnas para gatos o estructuras verticales similares. Por lo tanto, las caderas y la columna se ven afectadas por una tensión repetitiva. El amasado constante en los postes de los gatos también contribuye al riesgo de manifestar artritis.

Cualquier inflamación del cuerpo —en especial una inflamación crónica por enfermedades inmunitarias— también puede causar artritis.

Qué debes hacer si tu gato tiene artritis

Desafortunadamente, si tu gato tiene artritis, no estás “tratando” la enfermedad, sino más bien “controlándola”. Es probable que tu veterinario recomiende que tu gato mantenga un peso corporal ideal y un estilo de vida activo. Hay dos formas ideales de combatir y desacelerar la progresión de la osteoartritis.Gato haciendo ejercicio

Hay dietas especiales diseñadas para ayudar a controlar la artritis (Royal Canin Mobility Support y Hill's j/d). Recuerda respetar las instrucciones del veterinario sobre la cantidad de alimento que debes darle.

Además, es probable que el veterinario te recomiende suplementos específicos o extractos de hierba, medicamentos y una rutina de ejercicios personalizada para que tu gato se sienta mejor. Debes respetar estas recomendaciones al pie de la letra.

Nota: Como mencionamos antes, puede ser difícil diagnosticar a un gato, puesto que no siempre cooperan durante una exploración clínica. No suelen tener los mismos signos evidentes que los perros, como el sonido de crepitación o chasquido articular. Por lo tanto, el veterinario podría recomendar un tratamiento de prueba para ver cómo responde.

En casos avanzados, podría ser beneficioso administrar medicamentos o terapias adicionales, incluidas inyecciones intraarticulares y otras opciones diseñadas para prevenir daños en el cartílago, terapia con láser, plasma rico en plaquetas, tratamientos con células madre, fisioterapia y acupuntura.

Cómo mantener a tu gato cómodo

La artritis es una enfermedad dolorosa que genera gran malestar. Si a tu gato le diagnostican artritis, comunícate con frecuencia con el veterinario y asegúrate de administrarle a tu gato los medicamentos conforme a las instrucciones. 

Cómo adaptar tu casa para que los gatos con problemas motrices puedan desplazarse con facilidad:

  • Coloca alfombras, baldosas de moqueta o correderas de alfombra donde el gato camina con más frecuencia para prevenir que resbale sobre superficies de suelo duras o de mosaico. Si tu gato tiene mucho pelaje en las patas, podría ser beneficioso que se lo recorte un peluquero de mascotas o un veterinario. El vello adicional en las patas puede hacerlo resbalar sobre superficies duras. Además, allí podrían adherirse heces o arena de la caja de heces, y tu gato podría resbalarse tratando de sacárselas de encima.
  • Si tu gato se sube a los muebles, te recomendamos que le facilites una rampa o escalera para mascotas.
  • Haz todo a tu alcance para encontrar formas de ayudar a que tu gato todavía disfrute de todo lo que le gusta, como mirar por la ventana. Algunas opciones son rampas y escaleras, o mover los muebles, de modo que no tenga que brincar o saltar tan alto o tan lejos.
  • Si tu gato tiene que usar escaleras para ir y venir del patio, construye una rampa, de modo que no tenga que usar escalones ni saltar.
  • Coloca más cajas de heces en tu casa. Si tienes una casa de dos pisos, coloca algunas en el piso superior y otras abajo. Asegúrate de colocar una caja de heces en la habitación que más usa tu gato.
  • Crea una caja de heces que le permita hacer sus necesidades con más facilidad. Se recomienda usar un recipiente de almacenamiento amplio y alto. Esto le brinda más privacidad (puedes ponerle una tapa si le gusta a tu gato). Algunos gatos prefieren ese nivel de privacidad, y los laterales altos contribuyen a mantener las heces en la caja. Crea una apertura amplia y suficientemente baja en uno de los lados para que tu gato pueda ingresar a la caja y salir de ella con facilidad. Asimismo, asegúrate de agregar bastante arena. Además de este tipo de caja, también pueden ser útiles los cajones que se colocan bajo una cama. Hasta puedes usar una bandeja de horno.
  • Coloca un alfombra antideslizante debajo de la caja de heces de tu gato. Esto no solo ayudará a estabilizarlo mientras sale de la caja, sino que también le permitirá limpiarse las patas. No hay nada peor que sacudir una articulación dolorosa para tener que limpiarte.
  • Asegúrate de trasladar los cuencos de agua y comida al área donde pasa más tiempo tu gato. Podría ser necesario colocar un par en el piso de arriba y otro en el piso de abajo, pero asegúrate de no alimentarlo de más. Tal vez tengas que subir o bajar el nivel de altura de los cuencos para que tu gato pueda comer cómodo. Todo depende de si come parado o recostado.
  • Consíguele una cama cómoda y acolchada que le permita bajarse o subirse con facilidad. En el mercado, hay muchas camas ortopédicas cómodas diseñadas para mascotas. 
  • Una cama térmica diseñada para animales también podría brindarle cierta comodidad a tu gato (no uses una almohadilla térmica para seres humanos, porque podría calentar demasiado y causarle quemaduras en la piel).
  • El dolor puede causar mucha angustia en algunos gatos. Algunos calmantes, como Feliway o las golosinas VetriScience Composure pueden ayudar a aliviarlos.

Lee más sugerencias y detalles sobre los productos anteriores, así como recomendaciones sobre suplementos.

Gato anciano con artritis en una caja de heces

¿Cómo sabe que las cosas están mejorando?

Si a tu gato le diagnosticaron artritis y está tomando medicamentos, notarás que tu pequeña mascota se mueve mejor y siente menos dolor. También notarás que su estado de ánimo mejora.

Los medicamentos deberían reducir la inflamación y el dolor, además de mejorar la amplitud de movimiento de tu gato en las articulaciones afectadas. Tu gato comenzará a moverse y a jugar con facilidad, y se mostrará más activo en general.

¿Cómo se sabe cuando las cosas no mejoran? Qué debe hacer?

Si tu gato no ha mejorado durante las primeras dos o tres semanas de haber comenzado el tratamiento con medicamentos, comunícate con el veterinario. Podría solicitar más análisis o, tal vez, recetar más analgésicos para que tu gato se sienta tan aliviado como sea posible. En estos momentos, supervisa a tu gato de forma estricta. El comportamiento y los hábitos en tu casa difieren en gran medida de lo que demuestra en el consultorio del veterinario. Te recomendamos grabar un video de tu gato mientras camina, se mueve o hace algo que te parece anormal. Esto puede ayudar al veterinario a obtener un mejor diagnóstico.

Pet InfoRx® es posible, en parte, gracias a nuestra asociación con AlignCare®.

Preventive Vet AlignCare

© Preventive Vet. All rights reserved. PreventiveVet.com